wordpress hit counter

Estas viendo todo lo que hay en Amaterucolombiano.com de 'Relatos Porno'

16
Jul

Relato porno: “caballo grande, pero veloz, mejor mi novio chiquito pero tiron (parte 2)”

Vuelvo a escribir mi nombre es lina, vengo a escribir todo lo que he pasado hasta llegar a mi novio actual.

Cuando termine con mi novio después de tanta falta de amor y sexo, luego de tantas lloradas y luego de 3 meses, me decidí a salir con mis amigas a conocer algo más, esa fue mi primer experiencia de una noche y lo contaré breve, llegamos a un lugar en una zona reconocida de la ciudad de Bogotá, la verdad estaba muy distraída sin ganas de nada, ese día por cumplir con mis amigas me puse una falda cortica, unas medias, botas y una blusa pegadita algo casual, no muy mostrona, nos sentamos a la mesa a tomar algo; ellas no me querían dejar sola, así que nos pusimos jugar “reto o verdad”, luego de varias rondas ya estaba un poco tomada (eso sí solo smirnoff ice), seguía mi turno y preferí el reto ( ya estaba cansada de contar tanta intimidad y falta de sexo jaja ). El gran reto fue quitarme mis tanguitas, luego irle a bailar a un hombre que estaba en la mesa del lado solo, luego de pensarlo y tomarme un trago largo lo hice, me acerque a la mesa donde estaba el hombre. Su nombre era Juan, no era muy simpático pero tenia bonita sonrisa y una piel bonita, cuando le pedí que bailara conmigo obviamente lo hizo ( que hombre se niega a que una mujer lo saque a bailar), cuando se levanto era un poco mas alto que yo mas o menos 1.75 acuerpado, brazos fuertes un poquito de barriga, se notaba que iba al gimnasio seguido. Al momento del baile empezamos con un merengue, después de hablar me di cuenta que el estaba en la misma situación que yo; acababa de terminar una relación bastante larga y llego a ese lugar a divertirse, en ese momento hubo cambio de ritmo reggaetón así que me di la vuelta para bailar como se debe, el me tomo por la cintura y empezó a rozarme con su pene, normal para el momento, de repente sentí que se le empezó a endurecer y sin mediar palabra me beso la oreja bajando por el cuello mientras que con sus manos me acariciaba alrededor de la cintura, por el calor del trago, la falta de sexo, empecé a mojarme así que me di la vuelta y lo bese durante toda la canción mientras el me tomaba por mi culo apretando fuerte, luego el me susurro al oído que lo acompañara y en medio de la multitud nos perdimos, aprovechando la cercanía de los lugares fuimos a un Hotel de esos que cobran las 3 horas( jeje ), ya estaba decidida a tener sexo con ese desconocido y estaba ansiosa de saber como tenia su pene, el hizo todo, pago taxi, el servicio todo, cuando por fin entramos a la habitación empezamos a besarnos otro poco y no aguante así que lo tire en la cama y le quite el pantalón rápidamente, sobre su bóxer se veía un gran bulto, me emocione un poco mas, y seguí mas rápido…
Cuando por fin le vi su pene era de buen tamaño, no era mas grande que el de mi ex pero si era grueso y fuerte, empecé a darle probadas, tenia buen sabor, metia su cabeza grande en mi boca mientras lo masturbaba con mis manos, él con su super fuerza me levanto y nos pusimos en pose de 69, él por su parte tenia una lengua deliciosa me hacia gozar chupándome la vagina y cada segundo que pasaba me iba mojando mas y mas, el se puso de niño explorador y decidió meterme la lengua por detrás y jugar con sus dedos en mi vagina, nunca había sentido tanto placer en sexo oral, en ese preciso instante cuando sus dedos tocaron justo el lugar que mas me excitaba de mi vagina, me vine sobre el, le quedo la cara empapada de mis jugos, me levante rápidamente y me di la vuelta sonrojada, el solo se reía de una forma muy picarona, así que no le vi problema y seguimos la acción, después de tanta acción oral, el saco un condón de esos color morado ( después de buscar en internet al otro día vi que era retardante) me puso en una silla que había en la habitación y me coloco con las piernas muy abiertas, levanto un poco la falta y empezó a meterlo suavemente, me dolió un poco porque era la primera vez que algo tan grueso me entraba, fue un momento grandioso sentir un pene así, mi mente y mi cuerpo se preparaba para grandes cosas, empezamos el movimiento, el hacia mucha fuerza como si quisiera romperme la vagina y eso me gustaba, sentía que me podía venir mil veces, seguíamos haciendo para adelante y para atrás, empecé a sentir que se me dormía la vagina, pensé que era por la posición, me baje de la silla y me puse sobre la cama en 4, el lo volvió a meter y mientras me empujaba con su gran pene fuertemente metía su dedo en mi culito, dijo que quería meterme el pene por atrás pero le dije que ese lugar seria para el pene del amor de mi vida, así que siguió jugando solo con un dedito, mi cuerpo sentía el dedo en el culo pero no el pene en mi vagina, de repente el empezó a gritar que se venía y yo le decía que esperara, pero no pudo, cuando me saco el pene, vi ese condón lleno de leche, pero seguía con mi vagina dormida así que decentemente sonreí y me limpie, disimuladamente guarde el empaque del condón en mi bota, el se vistió y dijo que me llevaba de nuevo al bar, en el camino le pregunte que tipo de condón era ese, a lo cual me respondió ” es uno especial para mi problema”, solo me reí y no hablamos mas, cuando llegamos al lugar pensé que mis amigas iban a estar molestas por haberme perdido tanto tiempo así que despidiéndome del muchacho, me fui a la mesa con cara de ternura, me senté y mis amigas no dijeron nada solo bailaban con algunos muchachos, reían, me dio mal genio y le pregunte a mi amiga Tatiana que porque no se preocupaban por mí, a lo cual ella respondió ” nena pero solo te perdiste 20 minutos, no fue tanto tiempo para preocuparnos”… después de hacer cuentas con el reloj en mano, me di cuenta que en el recorrido del motel al bar eran 5 minutos ida y vuelta, pedir el cuarto otros 5 minutos, y que en el sexo solo estuvimos 10 minuticos. Me sentí un poco mal pensando que jamás iba a encontrar un buen polvo, decidí ponerme a bailar y juguetear en el bar, cuando mire el reloj, era la 1am, ya estaba cansada, creo que el alcohol era lo que me mantenía despierta, de pronto llegó un muchacho al bar, lo recuerdo todo, tenia camiseta negra que le marcaba muy bien sus brazos y espalda, un blue jean semi entubado que dejaba ver la entrada del abdomen latera y unos tennis negros con rayas blancas, me pareció bastante simpático y termino de impactarme cuando sonrió, su blanca sonrisa y su cabello alborotado, era el conjunto perfecto, me sonroje y mi otra amiga Natalia lo notó, igual le dije que era por el trago( buena técnica), me quede mirando al muchacho que de repente empezó a acercarse a nuestra mesa; quedo justo adelante mío, creo que en ese momento quede paralizada, él vio a mi amiga Tatiana y la saludo de una forma bastante cariñosa. Mientras yo los miraba haciendo pucheros mi amiga Tatiana se acerco con el tomada de la mano y me presento al muchacho, se llamaba Leonardo y era el primo de Tatiana, le estire la mano y el estiro la suya y se acerco hacia mí dándome un beso en la mejilla, sentí que iba a morir, eso hizo que la madrugada fuera mas deliciosa, ese muchacho bailaba muy rico, era bastante sensual, bailamos cerca de una hora, cuando nos sacaron del lugar, el muy amable nos llevo a todas hasta la casa en su carro; no note que marca era ni nada solo estaba concentrada en él. Cuando llegamos a mi casa, en un papel me paso su numero de teléfono y se lanzo a darme un beso en la boca, yo quería pero recordé que esa misma noche se la había mamado a ” rapidin ” y me dio pena con Leonardo, igual que eso me sirvió para hacerme la difícil, así que le puse la mejilla.

Falta la tercera y ultima parte.

Bacano tu relato Lina. Esperamos esa tercera parte y todas las experiencias que tengas que las cuentas muy bien. Comenten, voten y compartan sus experiencias en la sección RELATOS PORNO De la pagina !!!

12
Jul

Fantasía: “mas que relato es una fantasía que mi novio quiere”

Hola ya les había puesto mi relato, me encanta la pagina, soy lina la del caballo grande, para esta petición que les voy a hacer cree un correo nuevo (para no tener problemas cuando revise mi correo personal en otros lados) linahv2013@gmail.com
quisiera ver fotos de algunos de los usuarios, SOLO quiero ver penes, pero con una regla al lado, o sea como si se lo estuvieran midiendo, es una pequeña fantasía que tengo y mi novio dice que las fotos no son infidelidad, les prometo subir foticos mías masturbándome con sus fotos.

La verdad no me interesa si los correos de los que me envían las fotos son legítimos, solo quiero que las fotos sean REALES. Esperen la segunda parte de mi relato !!!

09
Jul

Relato porno: “Caballo grande, pero dormilon, mejor mi novio chiquito tiron parte 1”

Mi nombre es lina, mido 1.62, no tengo muy buena delantera pero tengo una cola envidiable, les voy a contar lo que me ha pasado en mi corta edad (20 años). Mi ex novio era un muchacho alto moreno, pies y manos grandes. Él al igual que todos los hombres era un calentón así que quería estar todo el tiempo teniendo sexo, era algo que yo veía como normal, aunque la mayoría de veces el insistia en hacerlo, parece que su gran tamaño no le respondía; el tenia un pene de 18 cms ( lo se porque era loco por medírselo y yo le ayudaba, aunque era delgadito) uno de los momentos que más recuerdo, un día estábamos en el parque intentando hacer aerobicos los dos no mas, yo iba vestida con un leggins color blanco muy apretado para que se me notara mi cola parada, y mi tanga rojita. Mientras íbamos haciendo ejercicio mi ex se me acercaba y le sentía su gran bulto tomándome por detrás, la situación empezó a mejorar cuando empezó a besarme el cuello y me alzo (el mide 1.85) me puse muy caliente, empecé a besarle todo el cuello, acariciarle los brazos, la espalda, mientras el iba haciendo un huequito en mi leggins para poder metérmelo, prácticamente ese era el día perfecto, lo acosté en el pasto a la sombra de un árbol y sin quitarnos el pantalón me hice encima de el y empezamos a hacer el clásico bluyineo (o como uds lo digan) empecé estaba tan mojada que se me marcaba por encima del pantalón y más cuando sentí que su pene empezaba a pararse y ponerse muy duro, en la posición en la que estábamos el aprovecho para meterme un dedo entre la cola, ya no aguantaba mas la excitación así que decidí avanzar otro poco y ahí llego el problema, al momento de sacarle su pene del pantalón y mientras le daba una rica probadita, el empezó a perder potencia lo cual me empezó a preocupar un poco pero intente hacer caso omiso a eso y agrande el hueco que el había hecho en mis leggins para que me penetrara, al momento en el que su grande pero flácido pene entró, sentí que me moria lentamente y no precisamente por el placer sino por su falta de poder de erección, y eso que yo prácticamente estaba haciendo todo. Lo único que me quedo por hacer fue levantarme, ponerme una chaqueta alrededor de la cintura (para que no se notara el hueco del pantalón ni lo mojada que estaba) dejarlo ahí tirado con su dormilón e irme para la casa, cuando llegue a mi hogar tenia que desahogar las ganas así que me puse a jugar con un vibrador que una amiga me regalo cundo cumplí la mayoría de edad, no disfrute mucho pero al menos calme algo de ganas, muchos hombres dirán que soy una mujer guache o algo así pero no era la primera vez que pasaba con él, la relación estaba como mal y lo único que quedaba era el sexo pero no respondía como era por esa razón la relación se termino.

Este relato era la parte uno, “el caballo grande pero dormilón”

Bacano tu relato, esperamos mas de estos. Ahi esta parceros, comenten, voten y compartan sus experiencias sexuales en la sección RELATOS PORNO

02
Jul

Relato porno: “Compartí a mi esposa con su ex novio lo vivi en carne propia”

Queria saber que se sentia cuando otro hombre se culea a la esposa de uno y se lo propuse tanto que termine convenciéndola y se fue a culear con su ex novio. Vaya que se siente bien morboso, se los recomiendo que sensación tan rica y llamarla cuando esta culeando es mejor aun, cuando la tienen clavada uffffff.

Hoy les quiero contar algo real que quise vivir en carne propia ya que es algo que me produce mucho morbo; habiendo leído muchos relatos eróticos que día a día despertaron aun mas mi curiosidad por saber que se sentía al vivirlo en carne propia.
Siempre tuve la sensación de saber como se sentiría mi mujer siendo culeada por otro hombre.
Ella es una hembra muy rica de piel blanca, senos pequeños, muy bellos, cintura muy delgada y caderas anchas, con una concha divina y bien depilada acompañada de unas piernas incomparables.
Un buen día le comente de mis fantasías y se molesto conmigo, luego de insistir varias veces un día me dijo que había tenido un novio mucho antes de conocerme del cual estuvo muy enamorada pero el tipo era bastante conservador y nunca le propuso hacer el amor ya que para el le era necesario que ella llegara virgen al matrimonio.
Eso les dice que fui su primer hombre que puso una verga en su hermosa concha.
Ese día le pregunte que si con el lo haría y me dijo que si, que con el le gustaría vivir su primera infidelidad; llegamos a un acuerdo y le dije que lo ubicara y a si lo hizo, luego se pusieron de acuerdo y el le decía que aun la amaba y eso me daba miedo pues no quería perderla. Después de varias llamadas acordaron un encuentro en una ciudad distante unos 600 kilómetros al sur del país, ya vivimos al norte junto al mar.
Cuando se llego el día de su viaje yo estaba muy confundido, no podía soportar que mi amada mujer se fuera a culear con otro hombre con mi consentimiento, el día antes de su viaje culeamos como locos, le di verga hasta no poder mas y se fue a su encuentro amoroso. Cuando llego a la ciudad me llamo y me dijo que estaba muy asustada por que el hombre no había llegado y decidió esperar un rato; como a la hora la llame y su mobil estaba apagado lo que me volvió un mar de confusión y angustia, a las 10 am me llamo y me dijo que ya se habían encontrado y se dirigieron a un hotel de un pueblo cercano y mi corazón se quería salir de mi angustiado pecho y no aguante mas y le pregunte que había pasado y me dijo que ya lo habían hecho una vez, me sentí­ morir de una cesación indescriptible. Le pregunte como lo hicieron y me dijo que se besaron mucho y que el la desnudo con mucho cariño y le decía que eso lo deseaba desde muchos años, que le mamaba los senos y ese es su punto débil que la acaricio toda de pies a cabeza; que cuando le abrió las piernas ya estaba muy húmeda, mojadí­sima y el le metió un dedo en su conchita bien depilada ya que yo mismo se la depile antes de irse.
Me dijo que era algo extraño que le parecía que yo iba a aparecer en ese momento
Que lo mas terrible fue cuando el le puso la cabeza de la verga en la entrada de su concha; me dijo el placer que sintió no lo pudo describir, muchos sentimientos encontrados y quedamos en que me llamaría mas tarde y me diría que sucedía.
Yo le dije que me mantuviera al tanto de lo que el le hiciera y así­ lo hizo, le dije prende tu mobil y me dijo que el se lo apago para que yo no los interrumpiera, a las 5 pm me llamo y le pregunte que había pasado y me dijo que habían culeado muchas veces.
Me dijo que le mamo la verga y que era mas larga que la mía pero mas delgada y que se la mamo tanto que se derramo en su boca, me estaba volviendo loco con esos relatos de mi mujer; me contó que el le mamo la concha tanto que sus labios se le inflamaron bastante, que aquel hombre se la estaba gozando con todo, me dijo que ataba ella en una silla y se le acerco y empezó acariciarla, que empezó a culiarcela allí­; a ella le fascina esa pose que cuando le metió la verga le vinieron varios orgasmos juntos.
Que la clavo unos cuarenta y cinco minutos así­, pobre conchita y cuando se fue a derramar se la saco y se derramo sobre su vientre y luego se la metió otra vez y le refregaba toda su leche con la cabeza de su verga sobre los labios vaginales. Yo me queria morir, no se ni de que pero fue terrible para mi; me dijo luego te llamo y no lo hizo, ya se podrán imaginar como me sentí­ toda esa noche no pude dormir, la angustia me estaba matando. Cuando me llamo eran las 10 am, le dije mi amor no me hagas esto me matas de la angustia; me dijo que me amaba mas que nunca, yo le dije nena te vienes hoy mismo, no soporto mas y ella me dijo que ese día ya no se podía por falta de transporte y le pregunte que paso la noche anterior y me dijo hicieron el amor mas de diez veces, que le inundaba mucho la concha y le gustaba ver cuando le iba saliendo esa leche; era abundante que lo hicieron ella boca abajo y el encima que le dejaba caer gotas de leche en el culo, que le abría las nalgas para ver como le caían en todo el culo y a ella eso la vuelve loca y el se derramo en su espalda y pasaba la verga por las nalgas; que le hizo las iniciales de sus nombres con la leche que le derramo sobre su espalda; que ella le miro la verga y la tenia muy irritada de tanto culear que ya le ardía la concha; que lo hicieron de todas la formas menos por el culo, que ese seria únicamente para mi. Les diré que cuando llego a mi ciudad hicimos el amor como nuca lo habíamos hecho, nos gustaría conocer de historias similares contadas por la esposa o sus respectivos maridos mi e-mail es pavox2008@hotmail.es

Tremendo relato parcero, esperamos la sigas compartiendo y nos compartas mas experiencias como esta. Comenten y escriban sus experiencias sexuales en la sección RELATOS PORNO De la pagina !!!

03
Abr

Relato porno: “Con la hermana de mi novia”

Este es mi relato…

Yo vivo al sur de Colombia para aquel entonces tenia novia, pero siempre me había gustado su hermana, una noche soñé con ella y al siguiente dia la llame, ya que ella me había dejado su numero. Ella radicaba en Bogotá, le empece a hablar y le conté que la había soñado, se puso curiosa y me pregunto que cual había sido mi sueño, estaba nervioso pq pues pensaba que se lo iba a contar a su hermana pero tome valor y le dije “te soñé haciéndote el amor”..ella respondió con una sonrisa..de verdad.. si le dije. Continuamos hablando y asi acabo esa tarde. Ya en la noche, ella llamó y me colgo eran alrededor de las 10:00 p.m, yo acababa de salir de la casa de su hermana, tome un taxi y me dirigi a mi casa. Al llegar, le devolvi la llamada como es un trayecto corto en 5 minutos llegue; entre en mi habitación y la llame y guau, cual fue mi sorpresa cuando empezamos a hablar. Ella me dijo que no había dejado de pensar en lo que le había contado, tenia su respiración agitada y yo le pregunté que donde estaba. Ella me dijo que en su cuarto, le dije que haces y ella me respondió “estoy muy excitada, me estoy acariciando” le dije baja el telefono quiero escucharte, ella accedió y vaya se escuchaba como su vagina estaba a punto de llegar, subio nuevamente su telefono y me dijo no aguanto mas me voy a venir y se escucho un leve gemido. Guau, fue increíble, nunca pensé que eso llegara a ocurrir. Así empezamos una relación, ya como a los veinte dias ella llegó a pasar vacaciones, al siguiente dia nos nos encontramos, la invité a tomar algo y fuimos a mi casa, al llegar empecé a acariciarla y a tocar sus senos. Llevaba un jean y una blusa, se la quite y empecé a chuparselos, baje mi mano hasta su vagina y ella estaba completamente mojada, quite su jean y su tanga. Estaba completamente empapada de sus jugos, no fue sino bajar con mi lengua a su clitoris y fue un orgasmo impresionante el que tuvo. Su leche era blanca y espesa, fue genial, luego la penetre y no se cuantos mas pudo tener pero fue sensacional.
Este es un pequeño comienzo, luego les contaré algunas cosas mas que hicimos…

Chicos y chicas, compartan sus experiencias sexuales en la sección RELATOS PORNO !!!

17
Mar

Relato porno:”El día”

Daniel estaba nervioso. Le había dado al cigarrillo más haladas de las necesarias y había comenzado a sentir el sabor del filtro en su garganta. Hace más de dos cuartos de hora que esperaba en la esquina del semáforo donde lo habían citado, Camila y Ricardo. FIUUUUUUUUU. Daniel volteó sobre su hombro siguiendo el sonido. La mujer que le había chiflado se veía difusa, pero una vez el humo se hubo disipado, el joven pudo ver una rubia teñida con los ojos tan oscuros como la noche que la rodeaba. A su lado una figura masculina sostenía su cintura. Daniel botó el cadáver del cigarrillo a la calle y con el paso más fuerte que su coraje caminó hacia la pareja que se encontraba cruzando la avenida. –Mucho gusto Daniel, yo soy Ricardo. Le dijo el hombre en tono sereno mientras le daba la mano y con la otra le tocaba el hombro. Daniel encontraba su mirada penetrante y su sonrisa sincera. Se limitó a dejarse apretar la mano sudada pues tenía un nudo en la garganta que no dejaba las palabras salir. –Hola Daniel, soy Camila. Tuvo la impresión que era una mujer tan solo unos años mayor que él, mas en su cara se leía el rastro de la experiencia. Era vital y enérgica, sus ojos no miraban, observaban, lo que causaba que cuando se encontraban con los de Daniel, éste bajara un tanto la mirada por su temperamento naturalmente tímido. Tenía unos senos enormes, Daniel se dio cuenta, pero no porque sus ojos los buscaran si no porque se tropezaron con ellos, semidesnudos a pesar del frío que rondaba la noche. No charlaron más hasta que llegaron al carro que estaba unos metros más abajo. Daniel se sentó en el puesto de atrás y Camila en el del conductor. Ricardo al lado de su compañera. -¿Cuántos años tienes, Daniel? -18. Mintió Daniel para no tener inconvenientes legales. -¿Quieres el dinero ya? Preguntó la rubia en tono neutro. –Como quieran. La rubia abrió la puerta y se salió del carro cerrando la puerta bruscamente tras de sí. Abrió la puerta de atrás sentándose al lado izquierdo de Daniel, quien instintivamente se corrió unos centímetros al lado opuesto para que sus piernas no se tocaran. Camila lo miró perspicaz y dejó escapar una sonrisa. Buscó en su abrigo y sacó cuatro billetes de cincuenta, se acercó a Daniel cerrando el espacio que se había creado entre ellos, estiró su cuello rosando la cara del joven y le susurró al oído algo que el latir del corazón del chico no le dejó entender. Lo miró fijo a los ojos. Daniel sintió una mano sobre la suya. Con la otra la mujer le cogió la cabeza y la bajó con dificultad hasta sus senos. –Calma mi niño, que esto es amor. Le dijo Camila mientras imitaba los movimientos de un arrullo y al tiempo su otra mano, con la de Daniel en ella, se acercó al seno opuesto. El gran escote permitía que el dedo gordo de Daniel tocara la piel del pecho de Camila y el material ligero de la blusa le permitió también conocer cuán fría estaba la noche según el pezón de la mujer. Al sentirlo, una ola de corriente empezó en su sexo y le llegó hasta el pecho. La mujer lo besó. Le metió toda la lengua en movimientos sofisticados. La sensación de corrientazos se hizo aun mayor cuando Daniel se dio cuenta de la mirada curiosa que observaba. Ricardo con su sonrisa inmutable y semblante lujurioso escrutaba los movimientos del chico con su mirada penetrante. Daniel controló su lívido y se hizo consiente de su ubicación. Se había preparado para todo y había imaginado infinidad de escenas que solo una mente nerviosa consigue vislumbrar, mas el hecho de hacerlo en un carro, en la vía pública lo desconcertaba y asustaba. –¿Para dónde vamos? Preguntó el joven mostrando en su voz tanta autoridad como la situación le permitía. –Nos quedamos aquí. Respondió Camila con dulzura. El joven hubiera protestado de no ser porque un gesto enteramente placentero interrumpió la acción. Era la mano de Ricardo tocando su pierna con ternura. –Si quieres nos vamos a un lugar más oscuro. Yo manejo, ustedes continúen. Y con la misma sonrisa, el hombre con sombra de barba y cabello oscuro se cambió al puesto del conductor sin salir del carro. Empezaron a andar y Camila buscó su bolso. Sacó una bufanda negra y la puso alrededor de Daniel, la mirada fija en la boca del joven. Hizo lentamente un nudo y la puso de tal forma que cubrió los ojos del muchacho mientras sonreía.
La sonrisa de Camila fue la última cosa que vio antes de la luz. Daniel sentía los movimientos del carro, una pocas curvas y un par de semáforos distraían su mente hiperactiva, estimulada por las vendas. La sensación de una caricia sobre su pene interrumpió su sopor, y con cada frotada la sangre le llenaba el miembro y el chico pasaba más a la lujuria y dejaba la paranoia. Olvidó por completo la situación y se entregó al pecado por unos segundos. El carro se detuvo. Escuchó una puerta abrirse. Silencio. Una puerta cerrarse. Daniel se quedó inmóvil aun cuando la mano que lo frotaba seguía su tarea. Se abrió la puerta de lado derecho y sintió el peso que movió el carro ligeramente y la puerta se cerró de nuevo. En su interior Daniel hervía, sus piernas debilitadas sentían cosquillas, el estómago se le vaciaba y su pecho se llenaba de energía sexual intensa. Ya no sentía solo la mano, sino una respiración en la nuca del lado contrario. Sintió la mano subir hasta el botón del jean. La cremallera se abrió de golpe al liberar la presión que su pene erecto ejercía. Escuchó sonrisillas y sintió una mano fría agarrar su miembro por sobre su ropa interior azul. Era la primera vez que un hombre tocaba a Daniel, y le gustó. Sintió firmeza, fuerza. Sensación que mujer alguna nunca había trasmitido al chico. El joven quieto se quedaba, con los ojos ciegos y los jeans en sus rodillas. Solo de vez en cuando un pequeño y suave gemido se le escapaba cuando la sensación sobrepasaba su recatamiento. Una mano a cada lado agarró las suyas y las dirigieron a los genitales respectivos a cada costado. Camila estaba húmeda y Ricardo erecto. Daniel se consumía en su éxtasis y olvidó el ser. No tenía tabúes, no tenía edad, no tenía sexo, problemas, pensamientos, memoria ni futuro, solo placer. Placer. Tres golpecitos metálicos sobre el vidrio derecho de la ventana bastaron para traer a Daniel al momento. Un gran cambio de luz percibió Daniel a través de la bufanda. Las manos se desprendieron de los genitales que agarraban, las culpas y remordimientos volvieron a los humanos y la bufanda cayó de un golpe de sus ojos a su cuello. Vio a Camila, con sus tetas al aire y sus cucos celestes mirar atónita la ventana. Volteó rápido la vista y vio a Ricardo bajando el vidrio con una mano y con la otra abrochándose el pantalón. Una linterna se dirigía a sus ojos haciendo difícil reconocer la figura que la sostenía, pero Daniel no necesitaba ver para darse cuenta que esa noche no iba a perder la virginidad, que no iba a regresar a casa y que pronto tendría que enfrentar todo un mundo superficial que lo llamaría puta, marica y enfermo.

Escriban sus experiencias sexuales en la sección RELATOS PORNO

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Amateurcolombiano.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.
Porno en Colombia, Porno colombiano, porno amateur colombiano, porno casero colombiano, mamadas colombianas, colombianas amateur, colombianas caseras, colombiax, sexo en Bogota, putas en Bogota, Bogota sex, amateur Bogota,castings colombianos, sexo anal en colombia, gangbang en colombia, videos caseros subidos colombianos,pelis amateur colombianas, culotes colombianos, parejitas de bogota, gorditas colombianas, 100% colombiano, webcams colombianas, colombianas tirando, trios reales colombianos, swingers en colombia, colombianas arrechas, Porno en Cartagena, Cartagena putas